miércoles, 2 de diciembre de 2009

Por mi.


"Deja que la vida te despeine" decia un mail que me pasaron hace mucho y que hablaba sobre darle mas espacio a las pequeñas cosas que nos hacen bien a diario, y dejar de exigirnos tanto en lo que puede esperar. Desde ayer que estoy despeinada y no me refiero a mi pelo, sino a que he decidido vivir mas a mi modo y dejar de hacer todo para aceptacion de los demas; ojo no es que me libere de un dia para otro, pero pienso darle a las cosas su justa importancia, ni mas ni menos, relajarme y hacerme cargo de los problemas cuando estos existan y no antes. Ayer la cama estaba destendida y los platos del mediodia sin lavar, sin embargo, cuando llegue a la tarde del trabajo, y antes de ordenar y limpiar todo, para hacer la cena, me tome una hora para mi; prepare mate, corte una pan dulce que compre camino a casa, y me sente a ver tele y a jugar con mi gordita; ella lleno el living de juguetes y alli nos tiramos en el piso las dos, por un buen rato; lo necesitaba, lo merecia. Despues de todo, no pido mucho por querer disfrutar de una hora jugando con mi hija sin sentir que estoy dejando de lado algo mas importante; un plato sucio puede esperar, la sonrisa de mi bebota no.

2 comentarios:

El efímero encanto de la soltería. Luli dijo...

me parece perfecto! te felicito, darle la importancia que se merece a cada cosa! que lindo es liberarse asiii!! dedicarte tiempo a vos, a las pequeñas cosas que te hacen feliz

Anónimo dijo...

Hola!!Que buena desicion!!!Ay que tomarse las cosas con calma hacer lo que uno siente y ser feliz!!!Y cuanta felicidad te dan los hijos!!!Que siga asi tu vida!!!Besos gitana